Buscar

Yoshihide Suga y el futuro de Japón

El punto central era elegir al hombre que diera estabilidad y garantizara la gobernabilidad de ese país

Foto de CNN


El hombre fuerte de Shinzo Abe ha quedado al frente del gobierno de Japón. La lealtad se impuso sobre otros factores que debería predominar en una democracia. La vieja idea del mérito o meritocracia queda fuera en donde la real politik se impone.


El sistema político japonés no es la excepción. Según información del Partido Liberal Demócrata, Yoshihide Suga se impuso en la votación con 377 sufragios; sus cercanos contendientes fueron Fumio Kishida, exministro de Relaciones Exteriores con 89 votos y Shigueru Ishiba, exministro de Defensa con 68 respectivamente.


Si bien es cierto, Suga representa la estabilidad y continuidad del gobierno de Abe, esta elección pudo cambiar la opinión de muchos japoneses sobre el sistema de votación del primer ministro que se centra en un complejo sistema de elección y que, para algunos críticos, podría parecer antidemocrático. Pero, el punto central no era elegir al mejor, sino seleccionar al hombre que diera estabilidad y garantizara la gobernabilidad del país, el control del aparato burocrático nipón y la coalición con el partido Komeito, con el fin de garantizar la gobernabilidad del país.


Otros ciudadanos japoneses con quienes hablé me comentaron que Suga es un primer ministro que garantizará la transición en caso de que se llame a elecciones anticipadas o el personaje que aceite los engranes de su partido para escoger a un perfil apto para hacer frente no sólo a las presiones de la política interna y reactivación económica, sino a los múltiples desafíos de la política regional e internacional.


Sin duda, hay una gran cantidad de escenarios adversos para Suga. Entre ellos, el más urgente, es asegurar la realización de los Juegos Olímpicos de 2021, que probablemente sean atípicos, ya sea porque se decida por un esquema limitado de participación de disciplinas y atletas o se opte por un modelo de competición al estilo NBA, donde no hay acceso al público por el COVID-19.


Estos miedos no son infundados; en la actualidad hay presión por algunos ciudadanos japoneses de no permitir el acceso de extranjeros y residentes de otros países a Japón.


El resultado es, desafortunadamente, el brote de casos aislados de discriminación a estudiantes y residentes foráneos, empero a ello, esto podría escalar si no hay un control de los casos positivos de COVID-19 o se vacuna masivamente contra el virus en los próximos meses.


Otro asunto urgente es la reactivación de la política económica de cooperación de Japón en la región y en el mundo. China le lleva ventaja desde 2013, cuando se dio el banderín de salida del programa La Nueva Ruta de la Seda. A esto hay que agregar los problemas territoriales y de seguridad con sus vecinos (China, Corea del Sur y Rusia) y, por su puesto, la amenaza nuclear de Corea del Norte.


Hay un elemento en el análisis que se debe de considerar.El resultado de las elecciones presidenciales en EU. Abe mantuvo magnificas relaciones con Trump y una victoria de los demócratas obligaría al gobierno de Suga a tejer y configurar la relación con Washington. Ojalá que la experiencia del nuevo primer ministro le ayude a sortear estos retos.



5 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • YouTube
  • descarga
  • Icono social LinkedIn
  • descarga

© 2020 Dr. Adolfo Laborde Carranco