Buscar

¿Qué hay en común entre Hong Kong e India?

Las discrepancias entre China e India por un territorio en la región de Cachemira aumentaron de tono

La nueva ley de seguridad en Hong Kong ya es un hecho; se promulgó el 1 de julio con un contenido que va más allá de un mecanismo de control y seguridad. Se trata de un cambio radical del statu quo del territorio semiautónomo. Algunos resultados ya están a la vista. Además de las protestas y de la represión a ellas, varios de sus principales líderes han renunciado a su militancia política en los principales partidos de oposición y anunciado que abandonarán el territorio, y de hecho, algunos ya lo han hecho. En respuesta, tanto Reino Unido como Australia han ofrecido dar refugio a los afectados, que podrían ser hasta tres millones de personas. Paralelamente, EU revocó el estatus especial a Hong Kong, lo que traerá consigo el enfriamiento de las relaciones económicas y financieras de ese importante enclave de atracción de inversión extranjera directa de China. La respuesta china a todo esto se ha reducido a la frase “lo que acontece en Hong Kong, no es de la incumbencia de occidente (is not your bussiness)”. Se avizora un conflicto político mayúsculo con occidente.


A todo esto y para aumentar la complejidad de lo que sucede en Asia, las discrepancias entre China e India por un territorio en la región de Cachemira aumentaron de tono. La relación de China con India ha sido compleja y difícil de llevar desde finales del siglo XIX, cuando el Dalái Lama fue reconocido como gobernante autónomo por los británicos y dieron paso en 1914 a la definición de las fronteras del nordeste de India británica, que quedaron intactas con la independencia de India en el año de 1947. La invasión al Tíbet por parte de China en 1950 y el asilo del Dalái Lama en India, en 1959, pueden considerarse los hechos previos al enfrentamiento militar de 1962.


La falta de acuerdos por definir la frontera entre los dos países, el ultranacionalismo del primer ministro Narendra Modi, que arrasó en las elecciones de 2019 y ha llevado a la práctica un plan de posicionamiento en la región mediante la construcción de infraestructura (carreteras), llevó a que China emprendiera una “política espejo” en la zona, que se ha avivado con la postura nacionalista del presidente Xi Jinping en la Asamblea Nacional del Pueblo que se llevó a cabo en mayo pasado.


El resultado fue nuevo enfrentamiento militar a mediados de junio de este año, con bajas en ambos lados. Peor aún, ambos países poseen armamento nuclear y el choque puede reconfigurar las alianzas regionales, donde el asunto de Hong Kong recobra importancia geopolítica. Se considera probable que como consecuencia, India reactive la iniciativa Indo-Pacífico propuesta por Australia, Estados Unidos y Japón, países con los que China también mantiene frentes abiertos y que en cualquier momento podrían desencadenar un conflicto, que, de alguna manera, complicaría la incipiente cooperación internacional en tiempos del COVID-19. Se vienen tiempos difíciles en Asia, y todo lo que ahí acontezca, tendrá un impacto al mundo, incluyendo a nuestra 4T, que se ha limitado a poner todos los huevos en una canasta (neoliberal) llamada T-MEC.

1 vista
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • YouTube
  • descarga
  • Icono social LinkedIn
  • descarga

© 2020 Dr. Adolfo Laborde Carranco