Buscar

México y Japón: una relación a celebrar

Gracias al AAEMJ el comercio bilateral se ha incrementado 86.7%, al pasar de 12,762 millones de dólares en 1994 a 23,810 millones en 2019

El pasado 28 de septiembre, se conmemoró el XV aniversario de la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación Económica México Japón (AAEMJ), que ha sido un pilar para la consolidación de las relaciones económicas entre ambos países. 


Según la Secretaría de Economía, México es el socio comercial más importante de ese país en América Latina y se ubica en el sexto lugar entre nuestros socios en el mundo. 


Gracias al AAEMJ el comercio bilateral se ha incrementado 86.7%, al pasar de 12,762 millones de dólares en 1994 a 23,810 millones en 2019. Igualmente, las exportaciones mexicanas al mercado nipón aumentaron en 172.2% y las japonesas a México en 71.9% en el mismo periodo. Estos datos reflejan la excelente relación bilateral, aunque los retos en un contexto de COVID19 son enormes. 


Al respecto, una investigación realizada por un servidor (Laborde y Maldonado, 2020) indicó que pese a la fortaleza de la relación, Japón ha sido desplazado comercialmente por China. Además, en 2019 México tuvo un déficit de –13,861,431 millones de dólares; el saldo negativo acumulado desde 1993 fue de -268,511,221 millones de dólares (SE, 2020). 


Cabe destacar que México importa de Japón vehículos, camiones, motores, autopartes, circuitos integrados, dispositivos semiconductores, entre otros, mientras que le exporta productos agroindustriales como aguacate, cobre y plata, moras, naranja, fresas, carne de res y puerco, tequila, mezcal, cerveza y autopartes y manufacturas en general (SE, 2020). 


El reto es buscar una mayor diversificación de más productos mexicanos (intermedios y con valor agregado) e integrar a más empresas en las cadenas globales de valor japonesas, especialmente en la industria automotriz.


Asimismo, la relación comercial con Japón ha pasado a un segundo término respecto a China en cuanto al interés que despierta a los exportadores e importadores mexicanos. 


Una política de promoción comercial más allá de los eventos tradicionales para que Japón recupere su lugar podría ayudar; junto con un nuevo modelo de negocios a través de las coinversiones méxicojaponesas contribuiría a establecer alianzas estratégicas


El sector exportador japonés tiene muchos desafíos por delante y México es una pieza importante para su posicionamiento en otros mercados, especialmente América del Norte y América Latina, gracias a su red de Tratados de Libre Comercio (TLC´s). La misma lógica debería vislumbrarse con Japón como un mercado trampolín o de acceso a la región de Asia Pacífico, complementando al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífica (TIPAT) que ya existe.


La apuesta es grande, pero hay una amistad, reflejada en una imagen positiva en la opinión pública de la población de ambas naciones, y en ello han contribuido de manera exitosa la embajadora de México en Japón Melba Pría y su contraparte, el embajador de Japón en México, Yasushi Takase. Buen trabajo embajadores.


3 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • YouTube
  • descarga
  • Icono social LinkedIn
  • descarga

© 2020 Dr. Adolfo Laborde Carranco