Buscar

Efectos de la XIII Asamblea Popular Nacional de China

Este cambio es producto de factores como la recesión económica mundial y el problema de las firmas chinas en las cadenas globales de abastecimiento-suministro

La XIII Asamblea Popular Nacional de China, el máximo órgano legislativo que reúne alrededor de tres mil representantes de todo el país, celebró recién su segunda reunión anual, un evento de suma importancia para chinos continentales y de ultramar, pero también para el mundo, tanto por la presencia del país en las relaciones internacionales y la economía global, asimismo, porque de ella se definieron políticas internas y externas en la era COVID-19. 


Si bien es cierto que la nueva ley de seguridad en Hong Kong podría terminar con la idea de un país, dos sistemas, con la posibilidad de inestabilidad política y violencia derivados de más movimientos de inconformidad (protesta social), hubo otros temas de relevancia discutidos en la Asamblea. Por ejemplo, hay un cambio de narrativa en lo referente a las prioridades nacionales. Sin dejar de lado el gran proyecto de “La Franja y la Ruta“, hay un mayor énfasis en prioridades y aspectos internos. 


Este cambio es producto de factores como la recesión económica mundial y el problema de las firmas chinas en las cadenas globales de abastecimiento-suministro. Cabe resaltar que China se asume como un país en vías de desarrollo en un camino al socialismo con sus propias particularidades. 


En esta lógica, las políticas públicas se enfocarán a la estabilización del empleo, a garantizar las condiciones de vida del pueblo y a la liberación de la pobreza. De acuerdo con el anuncio, esto se logrará a través de seis estabilizaciones y seis garantías. Igualmente, se hará uso de su gran mercado interno y de una política monetaria flexible. 


En cuanto al camino de la recuperación económica y expansión al exterior, habrá una apertura al mundo, se emprenderá un programa de liberalización comercial y de las inversiones al más alto nivel. En ello, la estrategia de La Franja y La Ruta tendrá un papel toral mediante el ofrecimiento de una construcción conjunta de alta calidad. Simultáneamente, el gobierno chino buscará la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC), impulsará el Acuerdo de Asociación Económica Integral en Asia y concretará las negociaciones de Tratados de Libre Comercio con Corea y Japón, y llevarán a la práctica“conjunta”la primera etapa del acuerdo comercial chinoestadunidense firmado en enero de este año. 


Naturalmente, esto conducirá a China a una mayor confrontación con los países con los que mantiene discrepancias económicas y políticas a nivel regional y global. La posibilidad de una nueva guerra fría es latente, sólo que la nueva versión de este enfrentamiento, o guerras de baja intensidad, que comenzó con el cambio de la política de Donald Trump hacia este país hace tres años, tiene nuevos componentes más allá del terreno ideológico. Estamos frente a una transición de poder en el mundo donde los parámetros y teorías para explicar el fenómeno deberán considerar capacidades y coyunturas específicas de los actores nuevos y tradicionales.

0 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • YouTube
  • descarga
  • Icono social LinkedIn
  • descarga

© 2020 Dr. Adolfo Laborde Carranco